Noticia

Home/Blog/Noticia

DESMITIFICANDO LA MATERNIDAD

17/04/2019
 Suelo Pelvico

Todavía no he tenido la oportunidad de ser madre, pero tengo el placer de conocer y estar en contacto a diario con mujeres embarazadas y que acaban de dar a luz. En la consulta compartimos risas, lloros, consejos, preocupaciones, nos indignamos por algunas situaciones… y gracias a ellas aprendo muchísimo. Es por las experiencias que me transmiten día a día que escribo este Post, ya que nace de la necesidad de desmitificar conceptos entorno a la maternidad.

Son muchos los padres que me comentan que si les hubieran contado, además de lo bueno, las cosas negativas y realistas de la paternidad les hubieran ayudado muchísimo en esos días en que todo se derrumba y quieres salir corriendo. Se hubieran sentido menos culpables y lo hubieran entendido todo mucho mejor.

Es con esa finalidad que os presento este POST: desmitificando la MATERNIDAD.

 

1.- ¡Me voy a quedar embarazada este mes!

La búsqueda de un bebé es, en la mayoría de los casos, bien programada por la pareja. En muchas ocasiones, se busca una determinada fecha o un determinado período del año por diferentes circunstancias. Es importante ser consciente y aceptar que, puede que se cumplan los deseos y puede que no.

En ocasiones, hay problemas de fertilidad. No te asustes si te ocurre, un 3% de los bebés españoles nacen por técnicas de reproducción asistida.  

En otras, se puede producir un aborto espontáneo. El aborto espontáneo sufre una especie de “tabú” en nuestra sociedad. Es un episodio muy traumático para la pareja y, sobretodo, para la mujer que lo sufre. Sin embargo, si es tu caso, debes saber que se cree que el 20% de las mujeres embarazadas sufren este tipo de aborto. En muchas ocasiones, se confunde con un período menstrual más fuerte de lo normal y no se detecta, por eso los expertos piensan que el porcentaje podría ser mucho más alto (¡hasta un 40-50%!).

Si es tu caso, no debes sentirte culpable ni un bicho raro. Si hablas de ello con algunas mujeres de tu alrededor te darás cuenta que es una situación más común de lo que crees. Tienes que saber que el aborto espontáneo es algo intrínseco a la naturaleza humana y que se supera. Habla de ello, no eres la única, no se acaba el mundo, lo superarás.  

 

2.- Quiero ese tipo de parto, ¡sí o sí!

En la PREPARACIÓN AL PARTO hablamos con las mujeres de todos los temas relacionados con éste: las técnicas analgésicas, el tipo de parto que quieren, las expectativas… Les animo a realizar un plan de parto en base a toda la información que les doy y que ellas mismas buscan. Realizamos la preparación al parto enfocada a su plan, para intentar que disfruten al máximo de ese gran momento.

Les aconsejo que tengan claro lo que quieren y no quieren en su parto, que se empoderen ellas y sus acompañantes de parto y que tomen sus propias decisiones, ya que el PARTO NORMAL debe ser conducido por la propia mujer, no por los profesionales sanitarios.

A pesar de eso, también les informo que en un parto influyen muchísimos factores, que hay cosas que pueden complicarse y que pueden salir las cosas al revés de cómo las queríamos.

Es por eso, que es necesario tener un plan de parto a seguir pero no cerrarse opciones, no sentirse culpable si al final la mujer pide la anestesia epidural porque está agotada si en su plan de parto pedía que no se la pusieran. Si está rodeada de buenos profesionales, respetarán sus decisiones y la animarán siempre a seguir fiel a sus ideas. Pero debe tener en cuenta que sus deseos pueden cambiar a medida que el parto avanza, y que no debe sentirse culpable ni decepcionada por ello.

 

3.- ¡Cuando me pusieron el bebé encima, sentí un amor incondicional!

Hay mujeres que no comparten este sentimiento. Es más, al ponerle al bebé encima se sienten raras, tienen una persona que no conocen encima suya y que es la primera vez que ven. Saben que es su hijo y que por eso deben quererlo, perO ese vínculo todavía no se ha creado y ese sentimiento de amor del que muchas mujeres hablan todavía no han florecido.

¡No te preocupes! El vínculo se forma progresivamente a medida que vayas interactuando con tu hijo, que lo tengas en brazos, que lo contemples, que lo acaricies, que lo mezas, que lo protejas, que lo conozcas, que sepas interpretar sus señales…

El MASAJE INFANTIL es una actividad que promueve el apego y la creación del vínculo entre padres e hijo. 

Hay mujeres que se sienten muy culpables por no percibir ese amor incondicional desde el minuto uno. Si es tu caso, tranquila, es normal que te sientas extraña. No te preocupes, dentro de unos meses el vínculo estará bien formado y no querrás separarte de tu bebé, date tiempo.

 

4.- ¡Ser madre/padre es lo mejor que te puede pasar, es felicidad máxima!

Claro que es una experiencia vital increíble (o eso me cuentan las madres), pero todas coinciden en que, a la vez, es una experiencia dura. A pesar de que otorga una gran alegría y satisfacción, también existen momentos de preocupación y tensión que son normales.

Ser madre se aprende poco a poco, estás preparada para ello, solo tienes que ir aprendiéndolo a tu manera. Escucha con calma los consejos (a veces excesivos) que te puedan dar, pero sé fiel a la manera de pensar tuya y de tu pareja para criar a vuestros hijos. Sabéis hacerlo, os falta un poco de confianza. Y en esos momentos de tensión, nervios, de querer salir corriendo… ¡pedid ayuda!

Te lo aseguro, todas las madres y padres han experimentado esas sensaciones más de una vez, no te sientas mal por ello, es parte de la maternidad/paternidad.

Acudir a vuestros tíos, abuelos, padres, amigos os puede ayudar. Los grupos postparto de tu centro de salud también son una buena manera de conocer gente y compartir experiencias que os inquieten. Recuerda que la matrona, el médico y el fisioterapeuta son profesionales que también os pueden ayudar.

 

5.- ¡Quiero recuperar cuanto antes mi vida!

Muy bien, claro, queremos normalidad. Pero debes tener en cuenta que has tenido una personita en tu vientre durante 9 meses, que has tenido un parto y que ahora tienes un bebé al que debes cuidar las 24 horas del día. Mereces un descanso, ¿no?

Ve paso a paso, no hay prisa, las primeras 7 semanas tu cuerpo debe descansar al máximo. Eso es crucial para una buena recuperación postparto. A tu bebé no le importan tus michelines, que la casa tenga un poco de polvo o que la ropa esté sin planchar, tu bebé te necesita feliz y descansada, así que intenta relajarte y pide ayuda a tus familiares y amigos para que te traigan un puré calentito, para que te ayuden con la colada o para que saquen al parque a tu/s hijo/s mayor/es mientras tu te quedas descansando.

Puede serte también útil nuestro Post de Recomendaciones a seguir en la cuarentena

 

6.- ¡En 3 meses debo volver a mi cuerpo, como esa famosa!

A menudo abrimos las revistas y vemos a una famosa espectacular unos pocos meses después de haber dado a luz y, claro, queremos ser como ella. Pero chicas, no tiene sentido compararnos con una mujer que vive principalmente de su imagen y de su cuerpo y que dedica una gran cantidad de recursos económicos y tiempo a mantenerlo en perfectas condiciones. Detrás de ellas están, en muchas ocasiones, operaciones de cirugía estética, tratamientos estéticos, entrenamientos físicos DIARIOS de varias horas y, por supuesto, una genética espectacular y una silueta pre-embarazo radiante (por eso están donde están y viven de su cuerpo).

Nosotras no tenemos la obligación de hacerlo con esa prisa. Como os he dicho, las primeras 7-8 semanas debes descansar para que tu cuerpo se recupere poco a poco. Está mucho tiempo tumbada, da paseos a pie cortitos, hidrátate bien, come mucha fruta y verdura y evita las grasas y los azúcares.

A partir de los 2-3 meses, empieza a realizar Gimnasia Abdominales Hipopresiva para recuperar el tono del suelo pélvico y de la faja abdominal, y realiza un ejercicio aeróbico diario de 30 minutos sin impacto (natación, elíptica, bicicleta, caminar… mejor si vas alternando). No realices dietas restrictivas, pero opta por alimentos saludables (frutas, verduras, frutos secos, carnes magras, pescado…) y evita alimentos muy grasos y dulces (bollería, galletas, chocolate, carnes muy grasas, alimentos pre-cocinados, quesos…).

 

7.- Tener dolor o pérdidas de orina en el postparto es normal, acabas de tener un bebé, ¿qué quieres?

Ni las pérdidas de orina (ni las de gases ni fecales), ni tampoco el dolor en el postparto es una situación normal que deba obviarse.

En la consulta, esa es una de las situaciones que nos indigna a las mujeres y a mí, ya que algunos profesionales sanitarios normalizan esos síntomas y frustran a las mujeres sin mencionarles las diferentes opciones y tratamientos existentes.

A veces, la mujer después del parto puede tener dolor pélvico (coxis, pubis…), dolor de espalda, dolor en las relaciones sexuales, pérdidas de orina, sensación de peso en la vagina o en el recto…

Que no te engañen, no son cosas normales. Pide una valoración especializada con tu fisioterapeuta para valorar el caso. Son cosas que pueden y deben tratarse, son tratamientos más “nuevos” en nuestro país y poco conocidos en muchos casos, pero existen.

 

Para finalizar, darte la enhorabuena si acabas de ser madre/padre o estás esperando un bebé. Espero que estas experiencias (no propias, sino ajenas) os sirvan en vuestro día a día. 

Palabras clave: maternidad, mitos, suelo pélvico, embarazo, postparto, preparación al parto, fisioterapia, Inca, Lloseta, Mallorca.